Inevitablemente dependes de alguien cuando amas.
Es la letra pequeña del amor. Es lo que nos hace vulnerables, débiles pero a la vez, es lo que hace grande a la pareja, es lo que hace una de dos. Y amar, como depender de ese amor, no significa dejar de ser ego, no significa perder. Significa ganar, ampliar horizontes, ampliar expectativas, compartir y desear vivir el doble -por una misma y por la otra-.
Lo malo es que no lo entiendas. Lo malo es que no lo sientas así.